No Negociable

¿Alguna vez has recibido un cheque “no negociable”? En el mundo de los cheques esto significa que únicamente debe ser cobrado por la persona que figura como titular. La persona que lo recibe no negociará ese dinero, sino únicamente puede cobrarlo por sí mismo(a). No está permitido que lo endose a alguien más, que lo regale o que lo dé como pago.

Traslademos ahora ese concepto al mundo empresarial y personal. En nuestra vida es de suma importancia que poseamos hábitos y tareas no negociables. Cuando escribo de “suma importancia” es porque es lo que marcará la diferencia que te llevará al éxito. ¿Cuántas personas quieren hacer algo pero nunca lo hacen? Tú no debes ser de esas personas, y por eso debes establecer tus “no negociables”, esos hábitos y principios que respetarás a como dé lugar, como persona y en tu negocio.

Un hábito no negociable es aquel que vas a practicar con ganas o cuando no tengas ni una onza de ánimo para hacerlo. Lo harás porque es una obligación, no hay más opción. No necesitas que te lo pida tu jefe (si lo tienes) para que sea una obligación. Si la persona que más te exige es tu jefe, debes hacer una re evaluación inmediata de tu disciplina. La persona que más te exige debes ser tú. Las personas de éxito son las que más se exigen a sí mismas, porque creen que pueden y deben dar lo mejor de sí cada segundo de su vida.

1. No negociables personales

Debo mencionar que soy un fanático de los ejercicios. Son de las cosas que más disfruto y me sirven en la vida. Hacer ejercicio me fortalece física y mentalmente de una forma impresionante, y compartiré brevemente una estrategia que me ayudó a estar a mi más alto nivel de desempeño físico. Si la aplicas te aseguro que lograrás tus metas.

A finales del 2011, en Diciembre, empecé a ejercitarme. Lo hacía con lo mejor de mí todos los días que hacía ejercicio, y es aquí donde se encuentra la parte importante para este tema. Desde el inicio decidí y establecí la siguiente regla: debía hacer ejercicios 3 veces a la semana, NO NEGOCIABLES. Era una regla inquebrantable. Era permitido hacer más, pero nunca dos días o uno. Los días de entrenamiento eran lunes, miércoles y viernes. Si por alguna razón (que rara vez sucedía) no entrenaba uno de esos días, obligatoriamente lo hacía el día siguiente, sin poner excusas.

Esto se traslada a todo ámbito de tu vida personal. La razón por la que muchos se quedan en el querer alcanzar sus metas es porque no se comprometen. ¿Porqué vas a trabajar en tu empleo o empresa todos los días? Porque estás comprometido a sobrevivir; a poner comida sobre la mesa de tu familia; porque no es negociable; lo haces o lo haces. No te sucede que te levantas un día y ves por la ventana, se te antoja seguir durmiendo hasta las doce y le avisas a tu jefe que no vas a llegar, o les dices a tus clientes “disculpe, hoy tengo mucho sueño, lo atiendo mañana”. Eso no sucede, porque es tu obligación cumplir.

Cualquier meta que tengas a nivel personal debes acompañarla de un conjunto de hábitos y acciones que no sean negociables. Tómatelo como si fuera tu trabajo. Esto lo apliqué en el ejercicio y puede ser aplicado en cualquier área. ¿Quieres ser mejor en algún deporte? Practica todos los días, sin falta, como si fueras Michael Jordan. ¿Quieres rendir mejor en todo tu día? Ve a dormir a una hora razonable todos los días. Encontrar excusas es fácil. Establecer tus no negociables y cumplirlos es lo que forja a los campeones.

He leído y escuchado muchas veces que la meditación es un hábito de las personas de éxito. ¿Qué hice con esta información? La convertí en un hábito no negociable inmediatamente. Desde el 16 de Diciembre del 2015 medito de lunes a viernes. ¿Y qué sucede si tengo sueño? Medito de igual forma. ¿Y si hay muchas distracciones? Me concentro y medito. Pase lo que pase, medito.

2. No negociables empresariales

En este sentido quiero compartir otro tipo de no negociables, y no se trata específicamente de hábitos. Claro que existen hábitos personales que te ayudarán en tu negocio: tener un horario, presupuestar, lanzar campañas publicitarias, trazar metas, evaluar resultados, controlar los gastos, etc. Sin embargo en este caso quiero hablar más acerca de principios.

Cuando lanzas un negocio que se basa en un producto o servicio, considero de suma importancia que establezcas bien cuáles son tus no negociables. Estos deben ser esas características de tu negocio que te harán único, que te definen, que le dan identidad a tu producto y que constituyen tu propuesta de valor. Debes saber con certeza cuáles son estos no negociables, pues al zarpar en el mundo empresarial debes estar muy preparado para ajustar las velas en el camino, ya que tus oídos han de estar atentos a la voz y necesidades del cliente.

Por esto es importante que establezcas tus no negociables y que sepas cuáles son los aspectos que puedes ajustar. Si tienes una venta de zapatos de bajo precio, por ejemplo, y alguien te ofrece un lote de zapatos de mayor calidad pero que son mucho más caros, te será muy sencillo tomar una decisión, si tu no negociable es ofrecer un precio accesible simplemente optarás por no venderlos. Si tu negocio es vender billeteras con detalles típicos y para tí es importante la identidad nacional, aunque alguien te diga que lo que mejor funciona es hacer billeteras parecidas a las marcas estadounidenses simplemente no lo harías.

En mi empresa, Tee Time, estamos enfocados en comodidad, calidad y originalidad (sobre todo en cuanto al humor). Algo que establecí desde el principio es que las Tee-Shirts no parezcan promocionales y por eso elegí muy bien a mis proveedores. Si alguien me ofrecía algo que pareciera publicitario, aunque fuera de mejor precio, simplemente seguía buscando. También me han sugerido hacer camisas tipo polo, pero eso no se ajusta a la originalidad de Tee Time y su imagen. De hecho considero que la distorsionaría bastante, por lo cual simplemente no vendemos camisas polo.

Conclusión

Lo importante de los no negociables en el ámbito personal es esto: poco a poco son como un ladrillo en una construcción. Día a día pones una pequeña pieza a una inmensa obra de arte. Tu dedicación diaria acumulará un gran resultado.

Algo muy importante que quiero resaltar es que, a pesar de ser no negociables, todos somos seres humanos. Debes ser la persona que más te exija, pero si un día no cumples con tu obligación, recupéralo al día siguiente y continúa el camino. El hecho de no cumplir un día no significa que te detengas, sigue al día siguiente con más fuerza como si nada hubiera pasado.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*